NOS REINVENTAMOS ANTE EL COVID-19

Nos reinventamos para seguir acompañando a 300 niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad. Una tercera parte de las familias que atendemos regularmente en Santa Coloma de Gramenet y Badalona se encuentran en situación de riesgo grave debido a las consecuencias derivadas de la crisis por la COVID-19

En la Fundación Germina, hemos rediseñado nuestro funcionamiento para seguir al pie del cañón desarrollando nuestra tarea social a raíz de la situación de alerta sanitaria global. A consecuencia de la pandemia de la COVID-19, y siguiendo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, todos los miembros del equipo de la fundación continuamos, desde casa nuestra y también con acciones presenciales puntuales cuando la situación lo requiere, efectuando el seguimiento a 300 niños y jóvenes de las 230 familias que normalmente acuden en nuestros centros.

El equipo educativo, nos hemos adaptado al actual contexto y hemos cambiado el funcionamiento habitual para dar respuesta a la situación actual poniendo especial atención a las familias con niños o adolescente a cargo en situaciones más frágiles. El contacto con niños, adolescentes, jóvenes y familias es como mínimo semanal y en diferentes modalidades e intensidades según cada caso requiera. También hemos habilitado puntos de entrega de ayudas institucionales como tarjetas monedero o alimentos y material escolar, ya sean facilitadas por los ayuntamientos o por iniciativa propia. También hemos hecho puntualmente visitas a domicilio en los casos de más fragilidad que así lo requerían.

Nos hemos reinventado para seguir acompañando a niños y jóvenes ahora centrándonos en ofrecer pautas y contacto individualizado por una buena alimentación, descanso y ejercicio físico en tiempo de confinamiento, apoyo en la adaptación y seguimiento de las tareas escolares, la gestión emocional en la cura de los hijos e hijas, todo esto manteniendo el vínculo y la red de apoyo entre las familias y la entidad.

Esta semana, además, distribuiremos alimentos frescos y material escolar para seguir apoyando a niños y jóvenes a seguir el curso. Todas estas entregas las llevaremos a cabo siguiendo las medidas de seguridad y distanciación, pero de forma individualizada para poder tener un contacto visual directo con las familias y, manteniendo una breve conversación in situ, y comprender mejor cada particular situación.

De entre los 230 hogares a las cuales atendemos —la mitad de ellas monoparentales—, el equipo ha identificado 75 en situación de riesgo muy grave. Esta circunstancia viene determinada principalmente por dificultades económicas derivadas de la bajada drástica de ingresos, por la incapacidad para hacer frente a necesidades básicas como alimentación o vivienda, por la fragilidad del entorno familiar y por motivos de salud. Preocupa especialmente el bienestar emocional de los niños y adolescentes de estos hogares y la invisibilidad de situaciones donde no se puede dar un buen trato, que puede deteriorarse por las situaciones de precariedad y sobr-ocuapación de a las viviendas, y las dificultades para mantener hábitos y rutinas.

About the Author: